Leche ecológica

¿Quieres comprar leche ecológica? Para niños y mayores, es la mejor manera de disfrutar de este alimento cuidando del medio ambiente y dándole un trato ético y beneficioso a las vacas.

.

¿Por qué comprar leche ecológica?

La leche es un delicioso alimento muy completo que aporta muchos nutrientes. Sola, acompañada, caliente o fría. Apetece un tazón caliente con cacao los días fríos de sofá y manta. Y bien fresquita en un batido.

También la quieres para algunas recetas dulces y saladas, desde las natillas de la abuela hasta la salsa bechamel. ¡Incluso para hacer una mayonesa sin huevo!

Pero la leche de vaca convencional procede de explotaciones donde el bienestar animal es, digamos, menor, tanto por su alimentación como por su ritmo y forma de vida. Además, son explotaciones industrializadas donde se generan gran cantidad de contaminantes.

Entonces, ¿por qué comprar leche ecológica?

Se trata de una cuestión de ética y responsabilidad. Las vacas de la ganadería ecológica tienen una vida libre de crueldad, con unas condiciones sensatas y naturales.

Más como en las granjas de antaño. Mira, en una explotación lechera ecológica:

  • Las vacas tienen espacio abierto para moverse

Las vacas no están estabuladas. Viven en libertad en los prados, paseando y rumiando a su aire. Moviendo los músculos, haciendo ejercicio y respirando aire limpio. Cuando hace mal tiempo o por la noche, tienen un refugio cubierto.

  • Se alimentan con alimentos naturales

La vaca lechera come pasto del prado y forraje de origen ecológico. Este tipo de ganado, por ley y por ética, solo puede comer vegetales de agricultura ecológica. Cultivados sin productos químicos sintéticos que puedan introducir toxinas en los organismos de los animales.

Las praderas en las que pastan tampoco son tratadas con abonos ni pesticidas sintéticos, ni pudieron serlo en varios años previos.

Hay estudios que indican que la leche de vaca ecológica, debido a su alimentación de hierba, tiene mejor perfil nutricional que la vaca que se alimenta de pienso. Por ejemplo, presentan más ácidos grasos saludables.

  • Solo se las medica lo justo

A las vacas lecheras ecológicas no se les pueden dar ni antibióticos ni medicamentos preventivos.

Es decir, la vaca desarrolla por sí sola unas defensas naturales. Si enferma, el veterinario la trata de manera concreta.

Como no viven hacinadas en establos con menor ventilación, hay menos posibilidades de tener una epidemia.

  • Se respeta su desarrollo natural

No se les dan tratamientos que aumenten la producción ni que estimulen el desarrollo. Además, se respeta el periodo de descanso entre el parto del ternero y la siguiente inseminación que provoca la producción de leche.

En esencia, estas vacas tienen una vida lo más parecida a la más natural.

 .

Los beneficios ambientales de la ganadería ecológica

Además del bienestar animal, la explotación por sí misma tiene otros beneficios.

La ganadería ecológica es de menor tamaño. Hay menos cabezas de ganado por hectárea, por lo que se producen menos residuos (y el estiércol se puede aprovechar).

El menor tamaño de la explotación también ayuda a las comunidades rurales. En vez de una gran lechera industrial, en un mismo territorio puede haber varias granjas ecológicas dispersas. Esto estimula la economía del medio rural.

Si compras leche ecológica online no necesitas ir a ver las vaquitas al campo. Te la servimos en casa para que disfrutes de este nutritivo alimento natural con la tranquilidad de defender un trato ético al animal y de cuidar el medio ambiente y rural.

.